Los putos amos del rock


Espartanos deteniendo la magia de Jerjes